Ingredientes

Extractos botánicos en cosmética

Plant extracts in skincare

Navega por las desafiantes aguas del mundo de los extractos botánicos, destilados, aguas, hidrosoles y aceites esenciales en cosmética con esta guía rápida. Aprende a diferenciar entre los derivados de plantas para mejorar el cuidado de tu piel.

La diferencia entre aceites esenciales / extractos botánicos / destilados / aguas / hidrosoles

El término ‘aceites esenciales’ se refiere a las sustancias aromáticas derivadas de plantas mediante la destilación al vapor o la extracción con un solvente. Los hidrosoles y aguas florales son el agua condensada derivada del proceso de destilación. Todos huelen diferente porque sus composiciones químicas son totalmente distintas. A veces, las aguas florales o destilados son en realidad las aguas residuales que se recogen después de lavar las flores, los tallos y las hojas antes de procesarlas. En raras ocasiones, algunos proveedores incluso intentan vender solo agua combinada con un aceite esencial y un solubilizante (¡qué dolor!).

No es que un aceite esencial o un hidrosol sea mejor. Todos tienen su función, los formuladores elegimos uno u otro dependiendo de sus propiedades y de el resultado que queremos obtener. Algunas sustancias funcionales son solubles en aceite como la vitamina A. otras solubles en agua como algunos interesantes azucares que son altamente hidratantes.

A continuación, te dejamos una guía rápida del método de extracción de plantas donde se utilizan solventes. Que son sustancias que diluyen las moléculas funcionales, dando paso a una solución (extracto):

Alcohólicos: Son muy ricos en principios activos, ya que el alcohol, a diferencia del agua, es capaz de extraer casi todos los fitocomplejos de la materia prima. El alcohol, además de tener un poder solvente superior, actúa como un excelente conservante.

Etéreo: Cuando se usa solo éteres como el etoxidiglicol en la extracción.

Glicólico: Extraído con glicoles. La mayoría de ellos son sintéticos, pero existen algunos equivalentes naturales, como en el caso del butilenglicol o el propilenglicol.

Acuoso: Extractos simples a base de hierbas oficinales. Estas son las decocciones clásicas y las infusiones.

Hidroglicerinatos: Se obtienen por maceración en agua destilada y glicerina.

Hidro-glicerol-alcohólico: Extractos obtenidos mediante de una mezcla de glicerina, alcohol y agua.

Tinturas: Extractos a base de agua y alcohol utilizando plantas frescas (tintura madre) o secas (tintura clásica).

Oleolitos: Se obtienen por maceración en aceites vegetales.

Los extractos de plantas secos se presentan como preparaciones en polvo, pero en realidad no pueden considerarse polvos. Estos últimos, de hecho, se obtienen por pulverización, sin extracción alguna con un solvente.

Enfloración: Una técnica artesanal utilizada por el sector de la perfumería para extraer los aceites esenciales y esencias de flores.

Extracción con fluidos supercríticos: Para extraer sustancias específicas de plantas utilizando dióxido de carbono supercrítico. Su nombre se refiere a la etapa intermedia entre los estados gaseoso y líquido, en la que las capacidades de solvatación y permeabilidad del solvente están al máximo.

Destilación: Un método muy versátil utilizado para extraer y purificar, que consiste en combinar presión y temperatura.

Maceración: La planta se pone en remojo en un recipiente junto con un solvente. De este tipo de extracción se obtiene un extracto liquido, denominado macerado.

Infusión: Donde agua hirviendo (el solvente) se vierte directamente sobre la planta triturada.

Decocción: Donde la planta, junto con el solvente, se calienta durante un tiempo.

Percolación: Donde el solvente (por gravedad o bajo presión) atraviesa una capa, generalmente homogénea, de planta pulverizada.

Prensado en frío: Un aceite vegetal que se suele prensar en frío a partir de frutos, nueces y semillas, como en el caso del aceite de oliva.

Cómo se utilizan los extractos botánicos en cosmética

Los hidrosoles, destilados y aguas florales se utilizan con frecuencia en tónicos o cuando se desea aumentar el porcentaje de materia orgánica/natural en una formula sustituyendo al agua pura. Los aceites esenciales tienen muchas propiedades, pero hay que tener mucho cuidado con su uso en las formulas cosméticas, ya que sus efectos negativos (irritación) a veces superan sus beneficios. Por eso se suelen utilizar en pequeñas cantidades solo para perfumar el producto final o para enmascarar el olor de otros ingredientes presentes en la fórmula.

Personalmente, cuando formulo, elijo extractos botánicos que han sido exhaustivamente estudiados para su uso en pieles muy sensibles y reactivas. Esto significa seleccionar no solo los ingredientes botánicos con propiedades altamente beneficiosas para la piel, sino optar por el método de extracción más respetuoso para ella también. Una vez que estoy satisfecho con los resultados científicos, he de admitir que suelo utilizar los extractos botánicos en su top potencia posible, así la piel se beneficia al máximo de ellos. Me encanta usar en mis formulas grandes dosis de lo que realmente funciona en la piel.

firma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.