Consejos de belleza

Cómo interpretar la etiqueta de tu cosmético preferido

Cómo interpretar la etiqueta de tu cosmético preferido

Aprovechando el tiempo que pasamos en casa tal vez es buen momento de aprender de una vez por todas cómo interpretar la etiqueta de tu cosmético preferido.

– El formato en el que le enumeran los ingredientes se llama INCI son las siglas de la Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos.

– En el caso de extractos de plantas, se describen con su nombre en latín como por ejemplo el aceite de rosa mosqueta “Rosa Canina Fruit Oil” . Si se trata de un extracto en glicerina o acuoso también se enumerara en latín y hará referencia a la parte de la planta donde es extrae, como por ejemplo Cucumis Sativus (Cucumber) Fruit Extract en el caso del pepino, o Malva Sylvestris (Mallow) Flower Extract para los destilados de la malva.

– Los ingredientes sintéticos los encontramos con su nombre químico como por ejemplo el aceite de vaselina aparece en etiqueta como Paraffinum liquidum.  Sin embargo, a veces es difícil saber diferenciar entre los ingredientes sintéticos y los naturales, pero hay un grupo que se utilizan habitualmente en la cosmética convencional y son aquellos que han sido sometidos a un proceso con óxido de etileno. Entonces, todo lo que comienza con PEG, PPG o termina en ‘-eth’ no es natural.

– La posición de los ingredientes también es importante cuando hablamos de cómo interpretar la etiqueta de tu cosmético preferido, ya que aparecen según las cantidades que forman parte en la formula de mayor a menor hasta llegar al 1% donde la ley no obliga seguir un orden por debajo de estas dosis. La verdad es que no hay que ignorar los últimos ingredientes, y no por ocupar estas posiciones significa que el fabricante ha querido ahorrar en principios activos. Sustancias funcionales como la alantoina (Allantoin) o la coenzima Q10 (Ubiquinone) son activos a bajas dosis.

– Si el primer ingrediente es agua, cuanta agua hay en total? Esta es una pregunta muy común. En una crema de día o noche, puede representar entre el 65-70% del contenido total de la formula, por ello como fabricante es importante tener un buen sistema de purificación de agua. Algunas marcas naturales optan por sustituir el agua total por aguas destiladas. Sobre papel el concepto es bueno pero la realidad es que la mayoría de las aguas destiladas son aguas de lavado, antes de procesar las plantas, su contenido en materia activa es poco significativo y suelen acarrear un elevado grado de impurezas. Dentro del mundo natural también hay una tendencia a evitar el agua y utilizar solo productos a base de aceites. En este caso se pueden presentar 3 problemas , los aceites por si solo no hidratan suficientemente (se necesita agua para “alimentar” el film hidro-lípidico de la piel), presentan tendencia al enranciamiento, a medio plazo algunos tienen el contratiempo de la solubilidad entre ellos y algunos componentes de la formula acaban precipitándose en el fondo de la botella.

– La expresión “May contain….”. La solemos ver sobretodo en maquillaje. Muchos de los minerales utilizados en esta categoría de productos durante su extracción pueden acarrear trazas de otros minerales o metales. Se traduce como una advertencia de “Puede contener….” muy común en el sector alimentario también.

– Numero de lote: En la caja o la botella/tarro. La trazabilidad del producto es importante por si da algún tipo de problemas una vez en el mercado y el consumidor puede averiguar preguntando al fabricante cuando se elaboro el producto.

– Fecha de caducidad, si el producto caduca a los 30 meses o antes. De lo contrario observamos un tarro con la tapa abierta y un numero con la M detrás. Es el PAO , el periodo que asigna al fabricante garantizando las propiedades intactas del producto después de su apertura,  en condiciones normales de uso. El numero indica el numero de meses, 3M, 6M, 12M (3 meses, 6 meses,12 meses respectivamente) . El producto una vez abierto se debería de usar entro esos meses.

– Otras advertencias incluyen símbolos de reciclaje, material del envase, advertencias de uso (tiempo, precauciones en el caso de depilatorios por ejemplo o tintes para cabello), si contiene alcohol u otros ingredientes inflamables presentes en lacas, esmaltes, etc.

– Logos: Desde “cruelty free” que no tiene mucho significado (ver NP) , hasta cosmética vegana, y los varios certificados acreditando su naturalidad o la proveniencia de los ingredientes (agricultura biológica). Como nota positiva ayudan al consumidor con su elección. Como nota no tan positiva, son un autentico quebradero de cabeza para los fabricantes cual elegir además de tener un elevado coste anual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.