Ingredientes

Doce datos sobre el aceite de jojoba

Aceite de jojoba

El aceite de jojoba se usa ampliamente en el cuidado de la piel, pero a pesar de ser tan conocido, hay algunos datos interesantes al respecto que me gustaría compartir con vosotros.

  1. El aceite de Simmondsia Chinensis se extrae de las semillas de jojoba, un arbusto que pertenece a la familia de las Buxaceae que crece de forma silvestre en las zonas desérticas de Arizona, México, California y Egipto. Sé que el origen puede ser engañoso con el nombre «chinensis», que generalmente se refiere a «originario de China», pero la realidad es que algunos botánicos en el siglo XIX lo llamaron incorrectamente y tardaron décadas en detectar el error.
  2. Teniendo en cuenta el entorno hostil donde crece (las temperaturas oscilan entre + 40 ° C y -30 ° C), esta planta puede vivir hasta 200 años.
  3. Vive en un suelo arenoso o pedregoso, muy pobre y no necesita fertilizantes, también requiere poca agua. Se adapta a condiciones extremas gracias a las raíces muy desarrolladas y profundas y al recubrimiento ceroso de las hojas.
  4. El hecho principal es que carece de glicerina, que es una rareza en los aceites, por esta razón, es una cera líquida, a pesar de ser llamada un aceite. Solidifica a bajas temperaturas. El primer estudio que confirmó que era una cera y no un aceite se publicó en 1933.
  5. En el cosmetica comercial lo encontrareis desodorizado, yo prefiero usar la versión sin refinar ya que el aroma puede ser fuerte, pero agradablemente botánico.
  6. Se absorbe fácilmente porque es muy compatible con la piel, similar a las ceras que se encuentran en el sebo humano.
  7. Se desliza sobre la piel y la deja muy suave. Esto se debe a que hay tantos ácidos grasos larga cadena que forman parte del aceite de jojoba que dan este efecto.
  8. Es altamente estable a la oxidación y enranciamiento. La razón es porque está lleno de antioxidantes naturales.
  9. Es mejor almacenarlo en botellas de aluminio o de vidrio oscuro ya que la luz afecta su estabilidad.
  10. No es irritante para la piel, no es comedogénico ni induce reacciones de sensibilización de la piel. Por lo que puede ser utilizado en pieles sensibles.
  11. Esta planta también era conocida por los aztecas, quienes la utilizaban como alimento y aceite, para tratar enfermedades de la piel y heridas. Lo llamaban «Hohowi».
  12. Se considera un “booster” o potenciador natural de SPF debido a la estabilidad de las moléculas a los rayos UV.

Y por último, pero no menos importante, el aceite de jojoba fue uno de los primeros ingredientes que quise incluir en mis fórmulas, de hecho, uso una dosis alta en mi primer producto, Rewarding Body Balm. Además, actualmente lo utilizo, en el Rapid Eye Treatment, el Ideal Brightening Corrective Serum y el Intelligent Frontier Facial Oil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.