Cuidado de la piel

Una Postal Desde San Francisco

No es secreto alguno que tengo una debilidad por San Francisco, una de las ciudades más emblemáticas de los Estados Unidos. A mediados de los 90, cuando descubri los libros de Armistead Maupin, estaba cada vez más ansioso por visitar la ciudad. Siempre tuve una gran imaginación, por lo que sus libros eran la mejor forma de escapismo cuando me sentía un poco abrumado en la universidad.

Dos décadas más tarde, cuando recibí un correo electrónico, no desde el 28 Barbary Lane, sino de 1825 Bush Street, me senti pletorico. Dara, la fundadora de Ayla, mi primera tienda en los Estados Unidos, es una de las personas más cariñosas, acogedoras y generosas que conozco. Al igual que Anna Madrigal fue para sus inquilinos, Dara cuida de sus marcas exquisitamente seleccionadas como si fueran sus propias creaciones y a sus clientes como sus mejores amigos. Los veo como más miembros de la familia extendida de Ayla en lugar de clientes anónimos. Aquí, todos tenemos nombres y apellidos.

Esta semana, acepté con mucho gusto la invitación de venir a conocer a la creciente “familia” de Ayla y enseñar un taller sobre cómo hacer sus propias máscarillas naturales. En el momento en que salí del avión, de repente recordé cuán único, por decir lo menos, puede ser el clima de San Francisco. Este recordatorio no tan sutil activó la alarma de mi piel. En algunas partes del día, el aire se siente muy húmedo, especialmente cuando hace calor; pero horas después, se siente como si apareciera mi cara en el desierto. Las aguas frías que rodean la bahía causan estos cambios repentinos en la humedad del aire. En otras palabras, las temperaturas más cálidas mantienen la humedad en el aire de manera más efectiva, pero el aire frío no puede retenerla, por lo que se siente seca.

 

 

En situaciones en las que encuentra cambios repentinos en la humedad del aire, los humectantes son muy útiles. Los humectantes son ingredientes que pueden mantener el grado correcto de humedad en las capas externas de la piel porque tienen una gran afinidad por el agua (hidrofilia), lo que contrarresta la sequedad de la piel y evita la evaporación. Los humectantes se unen a las moléculas de agua del medio ambiente (y también a las presentes en los productos para el cuidado de la piel), y al mismo tiempo las mantienen firmemente en contacto con la piel.

Siempre combino humectantes con otros ingredientes como emolientes (ceramidas y mantequillas a base de plantas, por ejemplo) y moléculas filmogenas como el escualano, una verdadera alternativa natural a la vaselina.

La incómoda sensación de cara acartonada que nos regala el clima de San Francisco me llevó a revisar por qué los buenos humectantes funcionan perfectamente en esta ciudad como un antídoto para los cambios en el aire que vienen con la vida cotidiana, además de las bajas temperaturas y la calefacción central, tan comunes en invierno. Aquí está mi selección de los mejores humectantes para buscar en vuestros productos para el cuidado de la piel.

Saccharide Isomerate, es un azúcar derivado de plantas similar a los azúcares que están naturalmente presentes en la piel. Se une al agua durante largos períodos de tiempo (hasta 72 horas), asegura la hidratación y mejora el aspect general de la piel.

Sodium PCA: también es conocido por los “geeks” de la belleza como el carboxilato de pirrolidona de sodio. Es uno de los componentes principales del NMF (Factor de hidratación natural) de la piel. Es responsable del look “piel fresca”.

Hyaluronic acid: un excelente humectante. Aquí, me refiero al hialuronato de sodio, que es la versión en forma de sal del famoso ácido hialurónico. Debido a que el tamaño importa, cuanto más grande mejor, y el de alto peso molecular crea una película permeable para mantener la piel elástica y lubricada. En contraste, la variedad de bajo peso molecular (que aparece en las etiquetas de los ingredientes como “ácido hialurónico hidrolizado”) es básicamente una molécula de ácido hialurónico de tamaño normal, cortada en pequeños tamaños para mejorar la penetración en la piel.

Glycerin: es quizás el humectante más conocido. Se considera el ingrediente de referencia para la hidratación en la categoría de humectantes. En el lado negativo, las dosis altas proporcionan una sensación pegajosa en la piel, por lo que una formulación adecuada es muy importante.

El propanodiol es similar a la glicerina pero con una mejor sensación en la piel a dosis altas.

El ácido láctico es otro ingrediente maravilloso que se encuentra en el NMF de nuestra piel. A dosis bajas, funciona como humectante; a altas dosis, funciona como un exfoliante.

Shop now

El sorbitol es otro ingrediente estrella conocido por su capacidad para extraer la humedad del aire. Yo personalmente lo evitaría en lugares con humedad extremadamente baja (climas desérticos y cabinas de aviones)

One thought on “Una Postal Desde San Francisco

  1. Ana dice:

    “Que tus sueños te lleven allí donde eres feliz” “Feliz estancia en San Francisco” y gracias por esta fantástica aportación que tanto ayudará a tus Twelve Beauty lovers. Bss

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.