Ingredientes

El poder del activo, ¿los ingredientes cosméticos caros hacen más eficaz la fórmula?

Polvo de diamante, oro, caviar o trufa. La industria cosmética nos epata cada vez más con fórmulas que nos prometen resultados casi milagrosos gracias al poder de los ingredientes cosméticos con ínfulas de súper dioses. Esas promesas de nueva piel, son directamente proporcionales a los dígitos que conforman sus precios. La cuestión es: ¿el precio justifica la calidad?

Dentro del elenco de los ingredientes cosméticos más ostentosos está el humilde azafrán, también llamado “oro rojo”. Una especia sagrada que Cleopatra agregaba a sus baños por su aroma afrodisíaco y los indios depositaban como ofrenda a Buda, cuyo valor, dependiendo de su origen, puede alcanzar entre los 8.000 y 10.000 euros el kilo (si es español, el de mejor calidad).

Se ganó su prestigio cosmético gracias al Ayurveda, donde se utiliza casi como panacea en su milagroso Kumkumadi Tailam, un elixir de belleza con gran presencia de la costosa especia capaz de mitigar el acné y sus lesiones, devolver la luminosidad y mejorar la complexión general de la piel. La razón de su desorbitado precio se debe a que para conseguir un gramo de azafrán, se necesitan más de 150 flores (algo que comparte con su amiga la rosa). Es un trabajo minucioso y artesanal que no puede industrializarse y tiene que realizarse a mano.

En el Top Ten de los más costosos

“Uno de los activos más exclusivos y caros que he encontrado es el extracto de Glycyrrhiza Glabra (Licorice root Extract) o raíz de regaliz, y cuesta tanto porque contiene una molécula que se le llama Glabridina,” comenta Pedro. En 2007, el valor del comercio de regaliz rondaba los 42 millones de dólares estadounidenses, según un informe de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.

¿La razón? Su miríada de propiedades. Los efectos beneficiosos del regaliz se han discutido a fondo en el Ayurveda y Medicina Tradicional China por su acción antiinflamatoria, calmante, tónica… Así como en los textos de los antiguos egipcios, griegos y romanos. Pedanios Dioscórides de Anazarba (Adana), padre de los farmacéuticos del siglo I d.C., ya mencionaba que era muy eficaz en el tratamiento de las úlceras estomacales e intestinales.

El regaliz chino es el más caro debido a su alto contenido de ácido glicirrícico. Sin embargo, en cosmética la más valorada es la Glabridina, una molécula liposoluble con una acción blanqueante similar a la hidroquinona (un 97,33% de la primera frente al 99,41% de la segunda), sin sus efectos secundarios, ya que actúa en la inhibición de la tirosinasa y la formación de melanina.

Schizandra, la baya mágica de los 5 sabores que también embellece

La Schizandra Berry o Schisandra Chinensis (Wu Wei Zi en chino), no salió de los circuitos de medicina oriental (se ha utilizado en la herboristería china durante más de 2.000 años) hasta que la “reina Midas de la belleza”, Gwyneth Paltrow, la puso en la pista del bienestar estadounidense hace unos pocos años.

Denominada “la baya de los 5 sabores” por la Medicina China, se considera que contiene las cinco energías elementales: madera, fuego, agua, tierra y metal, lo que la convierte en un equilibrador supremo de todos los meridianos energéticos del cuerpo, tonificando los tres tesoros del ser –Jing (esencia), Shen (espíritu) y Qi (energía vital)–.

A esta “súper baya” se le atribuyen encomiables propiedades adaptógenas y la capacidad de mejorar el estado de la piel al nutrirla desde dentro. Pero también es un excelente ingrediente cosmético: “Elegí este ingrediente por varias razones”, asegura Pedro Catalá, “porque su proveedor me inspira confianza plena. Los ensayos in vivo del ingrediente son espectaculares. Es perfecta para pieles sensibles porque es calmante al modular los moduladores pro-inflamatorios. Además, mejora el tono, limitando la síntesis de la melanina y su dispersión. Su precio es de 1.300 euros el kg. y decidí incluirla en Ultra Revitalising Elixir”.

Ultra Revitalising Elixir está desarrollado a partir de un hidrolizado sacarídico, una mezcla de compuestos activos obtenidos por hidrólisis enzimática de las bayas de Schizandra, con una composición única de péptidos, azúcares e hidroxiácidos. Esta combinación mejora la función de barrera y suaviza incluso las pieles más sensibles.

ingredientes cosmeticos skincare ingredients

Iris Germánica, la raíz fragante más reverenciada

Junto al Oud (un ingrediente de difícil obtención resultante de la resina que el árbol Agar exuda para defenderse del ataque del hongo Phialophora parasítica, cuyo aceite esencial puede llegar a costar más de 25.000 euros, dependiendo de su grado de pureza), el rizoma del Iris o el extracto de Orris, es otro de los ingredientes más codiciados por los perfumistas y uno de los más caros de la industria.

Lo más exótico de este exclusivo extracto, es que para poder aprovecharlo olfativamente, deben pasar entre tres y cinco años. Pasado este tiempo, se recolecta y se seca. En este complejo proceso, el bulbo del Iris va cambiando su carácter y genera una molécula odorante denominada irone, la que le aporta su enorme valor olfativo.

Una justificación de su precio que comparte con otras especies como la rosa y el azafrán, de las cuales se necesitan toneladas de flores para obtener escasas gotas de aceite esencial. “La nota aromática de Iris Germánica u Orris Butter, uno de los extractos más caros en cosmética, está presente en mis últimos tres lanzamientos corporales. Con trazas ya infunde ese aroma tan especial y no tiene una incidencia desproporcionada en el coste final de la formula”, comenta Pedro.

Antioxidant Burst Shower Gel, Jojoba Quench Body Serum y Great Barrier Relief Cream, están impregnados del característico matiz empolvado y delicado del Iris para elevar el acto de cuidado corporal a otro nivel.

Calidad (y aval) mejor que cantidad

A estas alturas de la disquisición, podemos concluir que sí: los ingredientes más caros mejoran exponencialmente la fórmula. “Yo trabajo únicamente con extractos de origen bio de un proveedor muy afamado y su coste es, aproximadamente, 10 veces más que otros proveedores que ofrecen lo mismo a menor coste, pero la calidad se nota”, afirma Pedro.

“También me gusta trabajar con la parte insaponificable de los aceites vegetales, que es la fracción más concentrada donde residen las moléculas funcionales más activas. Es más costosa, pero de mayor calidad y beneficios que un aceite vegetal sin más”.

“Elegir una glicerina vegetal orgánica en vez de una glicerina vegetal clásica, también es más costoso, pero su capacidad de penetrar en el estrato córneo, atraer agua y retenerla para conservar la humedad, mejoran radicalmente”, concluye el experto en formulación.

“La calidad es un argumento vigente en cosmética y esta tiene un precio, pero también ofrece eficacia y performance. Lo más importante es ceñirse a dosis altas avaladas por estudios que funcionan. No se trata de crear un bonito INCI, se trata de cuidar la piel”. Pedro dixit–.

Por último, cabe destacar que además de utilizar los mejores ingredientes con el grado de pureza más elevado, el verdadero valor de Twelve Beauty es su artesanalidad. Cómo se preparan los productos, cómo se manipulan los ingredientes, el packaging, las notas personalizadas que se envían con cada pedido y por supuesto, la empatía y cercanía con las cuales tratan a su clientela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.