Consejos de belleza

Cómo cuidar la piel grasa

Cómo cuidar la piel grasa

Los que tenemos la piel grasa sabemos que existe una línea muy fina entre tener la piel jugosa y verse el rostro lleno de brillos. Tener la piel grasa no es nada malo, de hecho, tiene varios beneficios, el problema viene cuando este tipo de piel se desequilibra. Hoy comparto algunos trucos Twelve sobre cómo cuidar la piel grasa para evitar el exceso de sebo y poder recuperar tu glow.

Aunque hemos hablado de cómo cuidar la piel grasa en algunos artículos pasados, al ver últimamente un aumento en el número de asesorías online de personas sufriendo de un exceso de sebo, he decidido actualizar la información ya publicada, creando así lo que a mi me gusta llamar el Decálogo de la Piel Grasa.

1 – DELICADO PERO EFICAZ

Intenta no irritar tu piel innecesariamente. La limpieza ya por si se considera como un acto agresivo para la piel, por eso es mejor aportar una limpieza delicada pero eficaz, evitando los jabones agresivos y otros ingredientes fuertes que pueden provocar resultados contraproducentes. Recomiendo usar Purifying Cleansing Beauty Cream para devolver a la piel algunos de los lípidos claves y mantener sana su película hidrolipídica. Sea cual sea el producto que utilizas, asegúrate de eliminar bien el producto, de lo contrario puede bloquear los folículos pilosos.

2 – EL EQUILIBRIO CORRECTO DE BACTERIAS

En mi opinión, uno de los pasos claves para cuidar la piel grasa es de incluir en tu rutina facial diaria productos que contienen ingredientes como el extracto de epilobio. Este controla la producción de sebo y reduce la cantidad de bacterias “malas” como el Cutibacterium acnes. Por eso, el producto que más recomiendo para este tipo de piel es el Ideal Rebalancing Level Serum.

3 – CUIDA TUS POROS

Dales a tus poros un mimo extra aplicándote una capa fina del Clementine Cleansing Balm y dejándolo reposar unos minutos antes de retirarlo con una muselina. Así le das tiempo para penetrar profundamente dentro de los poros y disolver toda la suciedad que hay en su interior (células muertas, sebo oxidado, restos de productos y maquillaje).

4 – MENOS ES MAS

Reduce el maquillaje, ya que ciertos tipos de productos obstruyen los poros.

5 – ¡ACEITES AL RESCATE!

Aunque puede parecer contraproducente, ¡el hecho de tratar la piel grasa con un aceite puede ser muy beneficioso! La piel grasa se caracteriza por padecer de una cantidad excesiva de ácido oleico, por lo que incorporar algún aceite rico en ácido linoleico a tu rutina de belleza es súper recomendado. Demos paso al Intelligent Frontier Facial Oil.

6 – ¿FAN DE LOS ACEITES ESENCIALES?

Si te encanta utilizar los aceites esenciales en tu rutina de cuidado de la piel, hay algunos muy buenos capaces de equilibrar el exceso de producción de sebo. Mis favoritos son: salvia, lavanda, romero, eucalipto, ciprés y árbol de té y, ¡todos son muy conocidos y accesibles! Sin embargo, recuerda ceñirte a las dosis recomendadas y hacer primero una prueba cutánea, como con cualquier producto nuevo que quieres incorporar en tu rutina.

7 – UN MASAJE FACIAL EN CASA

A pesar de la amplia gama disponible hoy en día de productos sofisticados de belleza cuyos nombres suenan a ciencia ficción, no hay nada mejor que una mascarilla facial tradicional a base de arcilla. Y si das con una mascarilla innovadora, como The London Mask, ¡mejor aún!

8 – LEE SIEMPRE LA ETIQUETA

Ten cuidado con los productos formulados específicamente para las pieles grasas. A veces pueden provocar un efecto contrario, especialmente con los que han sido formulados para darle una “solución rápida”, como los que contienen alcohol, tensioactivos agresivos o astringentes como anís, espino. blanco, etc.

9 – EVITAR AMBIENTES CONTAMINADOS

Las partículas de contaminación se adhieren a las capas superiores de la piel, ¡haciendo que se produzca todavía más grasa!

10 – RELAX

Varios estudios señalan un fuerte vínculo entre los altos niveles de estrés y los brotes de acné. El estrés suele afectar a las hormonas de manera negativa, que a su vez provoca un aumento de producción de sebo, dejándote con la cara llena de brillos, los poros congestionados y hasta algunas espinillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.